Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2018

¿Y si la democracia se nos ha ido de las manos?

La democracia está sobrevalorada. Suena casi a provocación, pero sus mayores defensores en España se echaban las manos a la cabeza cuando vieron que un mafioso reconocido como Jesús Gil acababa siendo alcalde de Marbella o que Ruiz Mateos obtenía la inmunidad frente a la justicia española al conseguir ser eurodiputado. 
Casos más recientes son las victorias electorales del PP a nivel nacional o en Valencia a pesar de contar con el mayor número de casos de corrupción desde la transición, la victoria del PSOE en Andalucía a pesar del caso de los ERE, o la de Convergencia en Cataluña, un partido que ha tenido que cambiar ya varias veces de nombre para evitar que le sigan asociando con los casos de corrupción que le persiguen. Es curioso que los políticos de todos estos partidos se autoproclamen los salvadores de la “democracia” cada vez con mayor asiduidad. 
A nivel internacional, la democracia ha llevado a Trump a la Casa Blanca y a los ingleses fuera de Europa por el Brexit. 
A los de…

7 medidas para combatir la brecha salarial de verdad

En España, la media de las remuneraciones brutas (antes de deducir la aportación a la Seguridad Social y las retenciones por el IRPF) anuales de los hombres asalariados en 2015 fue de 25.992,76 euros, mientras la retribución bruta promedio de las mujeres fue de 20.051,58 euros, según la última estimación del Instituto Nacional de Estadística. Es sólo un dato que refleja un problema que está de máxima actualidad: existe brecha salarial y discriminación laboral por razón de sexo en España. 
Ahora son muchas las empresas que se suben al carro de “poner parches” a este problema mediante medidas de discriminación positiva, pero discriminación al fin y al cabo. 
Que una mujer cobre menos que un hombre por realizar el mismo trabajo, es una consecuencia. Para solucionar el problema convendría atacar sobre las causas, no poner parches sobre las consecuencias. 
Imaginemos un caso típico:
María trabaja de encargada en una tienda de moda. Es una persona entregada a la empresa, tiene un buen sueld…