Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

¿Debemos pagar por objetivos?

Vaya por delante que nunca he sido amigo de pagar más por hacer bien un trabajo. Entiendo que ese buen hacer se compensa con el salario, por lo que se presupone que desde que cobramos un sueldo, debemos hacer nuestras tareas lo mejor posible.
De todos modos, creo que vale la pena pararse a reflexionar sobre un método que siguen utilizando muchas empresas en la búsqueda de conseguir una mayor implicación de sus empleados.
Dejando de lado los extremos en los que se han llegado a primar cosas tan absurdas como la puntualidad, nos centraremos únicamente en aquellos casos en los que se tiene en cuenta la productividad individual.
La gran dificultad para aplicar este sistema en determinados puestos de trabajo puede estar en que es complicado cuantificar todas las variables que deberíamos valorar. Pensemos por ejemplo en un vendedor y seguramente nos pensaremos en premiar su nivel de ventas. Para ello estableceremos una comisión que será un porcentaje de su cifra de venta total. ¿Este siste…

Despido

Posiblemente se trate de la tarea más desagradable que nos pueda tocar como profesionales de los RRHH. La responsabilidad de dejar a alguien sin trabajo angustia a muchos directivos que buscan mil y una excusas para posponer esa decisión indefinidamente. Hay motivos para ello, ya que estamos tomando una decisión muy importante que afecta a la vida profesional, social y económica de una tercera persona. Analicemos algunas de las excusas para no tomar la decisión que he escuchado últimamente: Puede ser muy caro. Si un juez declara el despido como improcedente, tendrá unos costes que crecen en función de la antigüedad del trabajador despedido. A pesar de que la procedencia pueda parecer muy evidente, diferentes sentencias hacen dudar del sentido común. Realmente es casi imposible tener la certeza sobre la procedencia del despido pero aún así, en muchos casos se tratará de una inversión a largo plazo, ya que no despedir será todavía más costoso.Tiene una situación familiar difícil. Yo tam…

Sobre coaching...

Está de moda pero mucha gente todavía no sabe qué es. De un modo muy resumido, podemos definir el coaching como el proceso mediante el cual el coach o entrenador y la persona o grupo implicados en dicho proceso buscan el camino mas eficaz para alcanzar los objetivos fijados usando sus propios recursos y habilidades. A pesar de la situación de crisis económica, cada vez más profesionales y empresas optan por esta técnica, nacida del deporte, para conseguir mejores resultados.
Según Timothy Gallwey, creador del coaching organizacional, "el oponente que habita en la cabeza del propio jugador es más formidable que el que está del otro lado de la red". El coach no enseña, no da consejos, no ejerce influencias, ni pierde el tiempo en reprimendas. El coach escucha activamente lo que la otra persona dice y no dice a través de preguntas que llevan al individuo a conocerse más y mejor. Las respuestas debe encontrarlas el propio individuo.
El proceso sigue los siguientes pasos:
Observar.