Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

Pánico al error

Vivimos en una sociedad que no perdona los errores. Que tire la primera piedra el primero que nunca se haya escondido tras haberse equivocado. Intentamos que ese error pase desapercibido, que no se note. El fracaso está mal visto socialmente, lo que aumenta el miedo a la equivocación en cada uno de nosotros.



No conozco a nadie que, voluntariamente, hable de sus errores anteriores en una entrevista de trabajo y, si lo hace, posiblemente perderá puntos para acceder al puesto pretendido. Sin embargo, creo que todos estamos de acuerdo con el tópico que dice que "de los errores se aprende". ¿No es esto una contradicción? ¿Qué nos lleva a esconder las lecciones que hemos ido aprendiendo a base de equivocarnos?

Nos avergüenza el fracaso cuando, en realidad, deberíamos aceptarlo como una parte imprescindible de nuestro aprendizaje, de nuestra experiencia. Lo ideal es intentar evitarlo en el futuro, pero no avergonzarse de él en el pasado. Forma parte de nosotros, de nuestra forma de…

¿Me motivan o me motivo?

Hace unos meses tuve el honor de impartir unos cursos de atención al cliente a vendedores profesionales. En esa acción formativa se hablaba de las motivaciones del vendedor. Todos los días lanzaba la misma pregunta al aire: "¿cual es el elemento de motivación más importante para vosotros?" La respuesta siempre era la misma: "el salario". Está claro que todos trabajamos porque esperamos una retribución económica, así que consideramos que la respuesta es correcta. Lo que me llamaba la atención es que cuando les preguntaba por más aspectos que influyan en mi motivación, les costaba señalar alguno y, cuando lo hacían, externalizaban siempre: que valoren mi trabajo, que deleguen en mi, etc. Entonces les contaba la historia de Pedro Martínez:
"Pedro trabaja en el departamento de ventas de una multinacional. Ha pasado muchos años siendo la mano derecha del responsable del departamento. Su implicación y dedicación habían sido máximas. Con la llegada de la jubilación d…

La dificultad de cuantificar en RRHH

Lo primero de todo, quisiera daros las gracias por haberos tomado la molestia de entrar en este blog. Mi primera entrada es para analizar la situación actual de los departamentos de RRHH desde mi punto de vista.
Si me lo permitís, somos un departamento que "no mola". Pocos departamentos de RRHH tienen verdaderamente un peso importante en las Direcciones de nuestras empresas. ¿Cuántos directores vienen del área de RRHH? ¿Cuantos responsables de RRHH participan activamente en las decisiones de Dirección? En muchos casos nos convertimos en meros ejecutores de las órdenes que nos transmiten desde "arriba".
Somos el blanco de las críticas de toda la organización porque no seleccionamos bien, no formamos bien, no planificamos bien, etc. Frente a estas críticas nos limitamos a negarlas. Por supuesto que seleccionamos bien, formamos mejor y planificamos... como podemos.
Desde las direcciones se nos ve como un departamento de gasto que aporta ideas abstractas y palabras ex…