Ir al contenido principal

5 usos básicos que podemos hacer de las redes sociales profesionales

Las redes sociales están ahí, al alcance de cualquiera que desee utilizarlas. Ya vimos hace un tiempo que la cuestión ya no es estar en el mundo 2.0 o no, sino la forma en la que estamos y la utilidad que les damos. De nada sirve invertir nuestro tiempo en gestionar nuestra imagen en la red si no obtenemos algo a cambio. En el caso de nuestro perfil más personal y menos profesional (por ejemplo nuestro perfil personal de Facebook), la utilidad puede ser mantenernos en contacto con familiares y amigos para poder chafardear lo que hacen mientras pasamos un rato. En cambio, cuando hablamos de redes sociales profesionales, lo que lo primero que debemos hacer es definir nuestro objetivo. ¿Qué deseamos obtener de las redes sociales profesionales? La respuesta será diferente en función de cada individuo, pero incluso puede ser diferente para la misma persona en función del momento en el que se encuentre. De esta respuesta dependerá el tipo de red que elijamos (no es lo mismo Twitter, Linkedin o Google+), el tiempo que dediquemos a su gestión y el uso que hagamos de las redes.
  1. Una de los usos más habituales de este tipo de redes, es la búsqueda de trabajo. Internet es un escaparate al mundo para exponer nuestra marca personal y hacerla atractiva a los posibles reclutadores. Son muchos los profesionales que han sido contactados a través de Linkedin para cubrir ofertas de trabajo. No se trata simplemente de exponer el currículum y esperar la llamada, tal como sucede con los portales de empleo clásicos tipo Infojobs, sino de ser activo y participativo. Se trata de mostrar nuestra experiencia y formación pero también nuestras habilidades, nuestros puntos fuertes, nuestros logros... Para ello también existe la posibilidad de pedir y realizar recomendaciones de personas con las que hayamos trabajado en algún momento de nuestra vida.
  2. De forma colateral al punto anterior, otro uso es la herramienta de reclutamiento. El reclutador tiene ahora una ventana abierta al candidato al que desea contactar. Conoce su currículum, su situación actual, sus funciones, etc. Contactar con el candidato a través de las redes sociales es muy sencillo y no es necesario que se encuentre en búsqueda activa de empleo para hacerle una proposición de cambio. Además, disponemos de una base de datos enorme que los propios candidatos se encargan de ir manteniendo actualizada.
  3. Del mismo modo que podemos buscar candidatos, también podemos hacer búsquedas de clientes potenciales. Son muchas las empresas (sobretodo consultoras) que ofrecen sus servicios a clientes con un perfil muy particular y que localizan gracias a las redes sociales profesionales. Por ejemplo, si vendo cursos de formación en Valencia, bastará con hacer una búsqueda de perfiles profesionales que se dediquen a este campo y que vivan en la misma zona para contactar con todos ellos y ofrecerles mis servicios.
  4. En las redes profesionales existen grupos en los que se busca compartir conocimiento sobre temas específicos de cada ámbito profesional. Es un aspecto que puede ir ligado con el punto 1 pero no es condición necesaria. Hay quien participa en grupos para hacerse visible pero también hay personas que sólo buscan mejorar profesionalmente ampliando conocimientos. También existen usuarios pasivos, que leen lo que publican los demás pero apenas aportan nada. 
  5. El networking es relativamente sencillo estableciendo vínculos de unión a través de las redes sociales. Podremos conocer a otros profesionales que se dedican a lo mismo que nosotros y podremos compartir con ellos nuestras necesidades, dudas, inquietudes, situación del mercado, etc.
Ahora bien, ¿vale realmente la pena todo el tiempo que dedicamos a gestionar nuestras redes sociales para conseguir nuestros objetivos? Depende. Si sólo buscamos ampliar conocimientos leyendo lo que otros publican sobre algún campo concreto, no será necesario invertir mucho tiempo. Si por contra queremos hacer visible nuestra marca personal y dar a conocer nuestro trabajo, necesitaremos una mayor dedicación. Por lo tanto, la dedicación en tiempo que debemos hacer dependerá del objetivo que hayamos establecido desde el principio.

Entradas populares de este blog

Compromiso

Primero un poco de teoría:
El concepto de compromiso laboral se entiende como el vínculo por el cual el trabajador desea permanecer en la organización debido a su motivación implícita.
Meyer y Allen defienden que este compromiso puede ser: Compromiso afectivo (deseo): La identificación psicológica del trabajador con los valores y la filosofía de la empresa. Compromiso de continuidad (necesidad) El apego es de carácter material. El compromiso depende de la percepción que tiene en relación con lo que se recibe del trabajo.Compromiso normativo (moral): Sentimiento de lealtad a la empresa motivado por presiones culturales o familiares.



Y ahora un poco de aplicación práctica y su problemática:
De los tres modelos explicados, el más frecuente actualmente es el de continuidad. La tendencia al alza de este tipo de compromiso mal entendido se traduce en el absentismo presencial. De hecho, dudo de que la necesidad económica sea compromiso real y tengo claro que es el tipo de relación que las empresa…

Justicia vs. equidad

A las direcciones de las empresas, a los mandos intermedios y, por supuesto, a los profesionales de los RRHH se nos presupone un trato equitativo y justo de toda la plantilla. Algo que parece tan evidente, es complicado de cuestionar, pero ¿significa lo mismo justicia que equidad?
Supongamos el ejemplo de dos trabajadores de una empresa: Pepito es el prototipo de trabajador ejemplar. Siempre ofrece una mentalidad positiva, está dispuesto a ayudar a cualquier compañero, sus resultados superan frecuentemente las expectativas de su jefe, etc. Por otro lado, Manolito es un trabajador cumplidor pero poco más. Su mentalidad es pesimista, frecuentemente pone reparos a las órdenes que recibe, se limita a hacer lo justito y no aporta nada al grupo.

En este caso, ser equitativo supone que Pepito y Manolito deben recibir el mismo trato por parte de la empresa en todos los aspectos, es decir, deben tener un salario similar, una promoción parecida, un trato por parte de sus superiores lo más igua…

Ventajas y desventajas de la subcontratación

Ya llevamos varios años planteándonos todos los cambios posibles para mejorar la rentabilidad de todos los procesos, aunque ya vimos hace tiempo los riesgos de considerar sólo criterios económicos y que no debemos dejarnos llevar por la moda del cambio por el cambio. Son muchas las empresas que se plantean la posibilidad de subcontratar procesos de trabajo. Los motivos pueden ser muy diferentes: Ahorro de costes.Mayor flexibilidad laboral. Permite una respuesta más ágil frente a las demandas de un mercado que es cada vez más cambiante.Especialización y/o mayor efectividad en tareas que no son de propia actividad de la empresa (seguridad, limpieza, logística, etc.).Mayor seguridad. El outsourcing asume sus propios errores y riesgos.Innovación. La subcontrata supone una nueva forma de trabajar que llega a la organización desde el exterior.Centra el talento y el esfuerzo en las áreas clave de la empresa, aquellas que no son susceptibles de ser subcontratadas. 
Sin embargo hay que valorar…