Ir al contenido principal

Los 15 errores más comunes cuando escuchamos

Cuando hablamos de escucha activa nos referimos a un acto de generosidad hacia la persona escuchada. Durante el rato que dure la comunicación, debemos olvidarnos de nosotros mismos y pensar sólo en nuestro interlocutor, poniéndonos en su lugar y olvidando nuestros prejuicios. Algo que a priori parece sencillo de conseguir, no lo es cuando lo llevamos a la práctica en nuestro día a día. RRHH trabaja con personas y para entenderlas y comprender sus comportamientos y emociones es necesario escucharlas correctamente.

A continuación, detallamos algunos de los errores más habituales que se cometen en el momento de escuchar:
  1. No disponemos de suficiente tiempo para dedicar a los problemas de los demás, de forma que intentamos forzar el cierre de la conversación. Esta sensación, lógicamente se traslada a nuestro interlocutor.
  2. No elegir el lugar adecuado. Hablar en un entorno lleno de distracciones, ruidos, llamadas de teléfono, etc. La otra persona entenderá que cualquiera de esas distracciones nos resulta más importante que lo que nos está contando.
  3. Juzgar a los demás desde nuestros valores y creencias. Ponerse en el lugar del otro, supone abandonar nuestros prejuicios y entender el problema desde su punto de vista. Además, ¿quiénes somos para juzgar a nadie?
  4. Anticipar lo que la otra persona nos quiere decir. Es muy posible que nos estemos anticipando a algo que puede que no suceda. El discurso de nuestro interlocutor debería ser importante desde el principio hasta el final.
  5. Interrumpir. Este fallo viene en ocasiones asociado al anterior. Nos parece una forma de demostrar que somos muy "listos" y ya hemos adivinado su pensamiento, pero en realidad refleja que no queremos escuchar una parte del mensaje porque ya la hemos anticipado.
  6. Suponer. Cuando escuchamos de forma activa y nos interesa lo que nos cuentan, no deberíamos suponer nada. Si no entendemos algo o se omiten detalles en el mensaje, debemos preguntar para que nos los aclaren.
  7. No dar feedback. No interrumpir no significa "hacer la estatua". Asentir con la cabeza, hacer breves resúmenes de lo que nos están diciendo para asegurarnos de que hemos entendido o un simple "mmm", "entiendo", "ya", etc. darán a entender que seguimos enfocados al problema.
  8. Estar pensando qué vamos a decir mientras el otro sigue hablando. Esto supone una merma en nuestra atención que nos puede llevar a perdernos detalles importantes de la conversación.
  9. No mirar a los ojos. Por supuesto que podemos atender mientras nuestros ojos se desvían, pero si lo hacen, será más fácil que nos distraigamos y le estaremos diciendo a nuestro interlocutor que nos empezamos a distraer con aquello a lo que estemos mirando.
  10. Llevar la conversación al terreno que no interesa para acabar hablando de nosotros mismos. La escucha activa, como hemos dicho al principio, supone olvidarse de uno mismo durante un rato.
  11. No valorar correctamente el problema por valorarlo desde nuestro punto de vista. Algo que para nosotros puede ser una tontería, puede ser valorado como un problema vital para el otro y como tal debe ser tratado.
  12. No mostrar el debido respeto por el otro llegando a faltarle al respeto o a reírnos de él/ella si el mensaje no nos parece apropiado.
  13. Aconsejar gratuitamente. Cuando lo hacemos, nos basamos en nuestras creencias y valores. Lo ideal es que sea la otra persona a través de nuestras preguntas la que llegue a las conclusiones que considere. También debemos considerar que tal vez la otra persona sólo quiera ser escuchada. En todo caso, sólo deberemos aconsejar con mucha prudencia cuando nos lo pidan explícitamente.
  14. No valorar los aspectos no verbales de la comunicación.
  15. No dominar los silencios. En ocasiones dice más un silencio que mil palabras. Debemos controlarlos y no pueden incomodarnos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ventajas y desventajas de la subcontratación

Ya llevamos varios años planteándonos todos los cambios posibles para mejorar la rentabilidad de todos los procesos, aunque ya vimos hace tiempo los riesgos de considerar sólo criterios económicos y que no debemos dejarnos llevar por la moda del cambio por el cambio. Son muchas las empresas que se plantean la posibilidad de subcontratar procesos de trabajo. Los motivos pueden ser muy diferentes: Ahorro de costes.Mayor flexibilidad laboral. Permite una respuesta más ágil frente a las demandas de un mercado que es cada vez más cambiante.Especialización y/o mayor efectividad en tareas que no son de propia actividad de la empresa (seguridad, limpieza, logística, etc.).Mayor seguridad. El outsourcing asume sus propios errores y riesgos.Innovación. La subcontrata supone una nueva forma de trabajar que llega a la organización desde el exterior.Centra el talento y el esfuerzo en las áreas clave de la empresa, aquellas que no son susceptibles de ser subcontratadas. 
Sin embargo hay que valorar…

El efecto Dunning Kruger

En general, tendemos a valorar nuestras habilidades por encima de la realidad. ¿Conoces a alguien que admita abiertamente que es un mal profesional? Pero sin embargo, todos sabemos que existen malos profesionales.
El efecto Dunning Kruger es una desviación en la percepción de habilidades y conocimientos que lleva a las personas que tienen pocas capacidades a sentirse superiores y considerarse más inteligentes que otros individuos más capaces y preparados. Esto les hace pensar que sus aptitudes están muy por encima de lo que realmente están. Por contra, a medida que una persona tiene más conocimientos de un tema, tiende a infravalorar su capacidad, consciente de que le queda mucho más por aprender. Este efecto fue estudiado por David Dunning y Justin Kruger, académicos de la Universidad de Cornell. La explicación que dieron a este efecto de sobrevaloración propia es que, cuando eres inexperto en una materia, te faltarán muchos conocimientos esenciales e importantes sobre la misma y tu…

Modelo SCARF: 5 elementos para mejorar tus resultados

Ayer estuve en una jornada que organizaba Aedipe Catalunya en el que Manel Reyes nos habló de neuroliderazgo. Sí, el prefijo neuro predispone a un tostón teórico tremendo, pero lo cierto es que su charla resultó todo lo contrario. Particularmente, me llamó mucho la atención el modelo SCARF. Este modelo explica buena parte de las conductas y motivaciones en base a la actividad de la amígdala y la interpretación que hacemos de los estímulos en función de si los vivimos como amenaza o recompensa. Sabemos que: El cerebro humano trata muchas amenazas y recompensas sociales como si fueran físicas (Liberman & Eisenberger, 2009).La capacidad para tomar decisiones, resolver problemas y cooperar con otras personas se reduce si hay una respuesta de amenaza y mejora si hay una respuesta de recompensa (Elliot, 2008).La respuesta de amenaza es más intensa y más frecuente, y ha de ser minimizada en las interacciones sociales (Baumeister et al, 2011). Cuando sentimos una amenaza, se atenúa la par…