En redes sociales

TwitterLikedinFacebookGoogle+

lunes, 11 de noviembre de 2013

9 trucos paras ser y parecer cercano en una empresa grande

Existe un eterno debate entre las ventajas y desventajas de trabajar en una empresa grande y trabajar en una Pyme. Uno de los argumentos que siempre aparece como inconveniente de las empresas con muchos empleados es que acabas siendo un número y poco más. En cambio, en las empresas pequeñas el trato puede ser más familiar y cercano. Es cierto que no es lo mismo gestionar una plantilla de 10 trabajadores que una de 1000, pero hay pequeños trucos para minimizar los efectos negativos de una plantilla numerosa en la valoración del trato recibido que pueda hacer el empleado:

  1. Escucha. Será una manía personal, pero no concibo un buen profesional de la gestión de personas que no sepa escuchar activamente. Conozco gente que vive de esta profesión y que apenas deja hablar a su interlocutor. Lo siento, no puedo considerarlos buenos profesionales aunque tengan otras habilidades.
  2. "Patea". No se puede ser cercano sin salir de un despacho. Para estar cerca de la gente es necesario abandonar la zona de confort y moverte por las zonas de trabajo. Fuera del despacho se tiene una visión mucho más real de lo que sucede en la empresa. La charla con la gente fuera del despacho es mucho más informal y ayuda a que los empleados se sientan más cómodos.
  3. Saluda. Aunque sólo sea por educación.
  4. Adapta tu vocabulario al interlocutor y el contexto. No hables igual con el director de la empresa que con un operario aunque tengas que decirles lo mismo. Valora el contexto y adapta al mismo la formalidad de tus palabras. Si tu discurso se percibe como muy técnico, el interlocutor no se sentirá identificado con él ni contigo.
  5. Se humilde. Es algo que aparece en todos los manuales de gestión de personas pero que en ocasiones olvidamos involuntariamente. A veces es bueno pensar que si la Dirección no aparece unos días por el centro, seguramente no pasará nada porque se funcionará por inercia. En cambio, si no aparecen los operarios durante unos días, los clientes y los resultados económicos de la organización lo notarán significativamente.
  6. Felicita los cumpleaños, santos y otras fechas señaladas. Es algo tan sencillo como apuntarlos en la agenda, pero la gente valora muy positivamente el detalle.
  7. Muestra preocupación por los problemas que te expliquen. Por ejemplo, pregunta al cabo de unos días cómo ha evolucionado un familiar enfermo,  cómo ha ido un examen o cómo ha ido una prueba médica que atemorizaba a alguien.
  8. Muestra sinceridad y transparencia. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Si mientes a la plantilla perderás toda la credibilidad y generarás desconfianza. Si algo no se puede contar de momento, explica que no puedes dar más datos. Pero si cuentas algo, asegúrate de que sea verdad.
  9. No hables sólo de trabajo. Demuestra que además de trabajador eres persona y tienes vida más allá de la empresa. Eso ayudará a que te perciban como una persona "normal"

¿Quién es el cliente de RRHH?

Todo trabajador, tanto si trabaja por cuenta propia como si lo hace por cuenta ajena, debe tener muy claro quién es su cliente. Sólo de est...