Ir al contenido principal

9 trucos paras ser y parecer cercano en una empresa grande

Existe un eterno debate entre las ventajas y desventajas de trabajar en una empresa grande y trabajar en una Pyme. Uno de los argumentos que siempre aparece como inconveniente de las empresas con muchos empleados es que acabas siendo un número y poco más. En cambio, en las empresas pequeñas el trato puede ser más familiar y cercano. Es cierto que no es lo mismo gestionar una plantilla de 10 trabajadores que una de 1000, pero hay pequeños trucos para minimizar los efectos negativos de una plantilla numerosa en la valoración del trato recibido que pueda hacer el empleado:

  1. Escucha. Será una manía personal, pero no concibo un buen profesional de la gestión de personas que no sepa escuchar activamente. Conozco gente que vive de esta profesión y que apenas deja hablar a su interlocutor. Lo siento, no puedo considerarlos buenos profesionales aunque tengan otras habilidades.
  2. "Patea". No se puede ser cercano sin salir de un despacho. Para estar cerca de la gente es necesario abandonar la zona de confort y moverte por las zonas de trabajo. Fuera del despacho se tiene una visión mucho más real de lo que sucede en la empresa. La charla con la gente fuera del despacho es mucho más informal y ayuda a que los empleados se sientan más cómodos.
  3. Saluda. Aunque sólo sea por educación.
  4. Adapta tu vocabulario al interlocutor y el contexto. No hables igual con el director de la empresa que con un operario aunque tengas que decirles lo mismo. Valora el contexto y adapta al mismo la formalidad de tus palabras. Si tu discurso se percibe como muy técnico, el interlocutor no se sentirá identificado con él ni contigo.
  5. Se humilde. Es algo que aparece en todos los manuales de gestión de personas pero que en ocasiones olvidamos involuntariamente. A veces es bueno pensar que si la Dirección no aparece unos días por el centro, seguramente no pasará nada porque se funcionará por inercia. En cambio, si no aparecen los operarios durante unos días, los clientes y los resultados económicos de la organización lo notarán significativamente.
  6. Felicita los cumpleaños, santos y otras fechas señaladas. Es algo tan sencillo como apuntarlos en la agenda, pero la gente valora muy positivamente el detalle.
  7. Muestra preocupación por los problemas que te expliquen. Por ejemplo, pregunta al cabo de unos días cómo ha evolucionado un familiar enfermo,  cómo ha ido un examen o cómo ha ido una prueba médica que atemorizaba a alguien.
  8. Muestra sinceridad y transparencia. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Si mientes a la plantilla perderás toda la credibilidad y generarás desconfianza. Si algo no se puede contar de momento, explica que no puedes dar más datos. Pero si cuentas algo, asegúrate de que sea verdad.
  9. No hables sólo de trabajo. Demuestra que además de trabajador eres persona y tienes vida más allá de la empresa. Eso ayudará a que te perciban como una persona "normal"

Entradas populares de este blog

Compromiso

Primero un poco de teoría:
El concepto de compromiso laboral se entiende como el vínculo por el cual el trabajador desea permanecer en la organización debido a su motivación implícita.
Meyer y Allen defienden que este compromiso puede ser: Compromiso afectivo (deseo): La identificación psicológica del trabajador con los valores y la filosofía de la empresa. Compromiso de continuidad (necesidad) El apego es de carácter material. El compromiso depende de la percepción que tiene en relación con lo que se recibe del trabajo.Compromiso normativo (moral): Sentimiento de lealtad a la empresa motivado por presiones culturales o familiares.



Y ahora un poco de aplicación práctica y su problemática:
De los tres modelos explicados, el más frecuente actualmente es el de continuidad. La tendencia al alza de este tipo de compromiso mal entendido se traduce en el absentismo presencial. De hecho, dudo de que la necesidad económica sea compromiso real y tengo claro que es el tipo de relación que las empresa…

Justicia vs. equidad

A las direcciones de las empresas, a los mandos intermedios y, por supuesto, a los profesionales de los RRHH se nos presupone un trato equitativo y justo de toda la plantilla. Algo que parece tan evidente, es complicado de cuestionar, pero ¿significa lo mismo justicia que equidad?
Supongamos el ejemplo de dos trabajadores de una empresa: Pepito es el prototipo de trabajador ejemplar. Siempre ofrece una mentalidad positiva, está dispuesto a ayudar a cualquier compañero, sus resultados superan frecuentemente las expectativas de su jefe, etc. Por otro lado, Manolito es un trabajador cumplidor pero poco más. Su mentalidad es pesimista, frecuentemente pone reparos a las órdenes que recibe, se limita a hacer lo justito y no aporta nada al grupo.

En este caso, ser equitativo supone que Pepito y Manolito deben recibir el mismo trato por parte de la empresa en todos los aspectos, es decir, deben tener un salario similar, una promoción parecida, un trato por parte de sus superiores lo más igua…

Ventajas y desventajas de la subcontratación

Ya llevamos varios años planteándonos todos los cambios posibles para mejorar la rentabilidad de todos los procesos, aunque ya vimos hace tiempo los riesgos de considerar sólo criterios económicos y que no debemos dejarnos llevar por la moda del cambio por el cambio. Son muchas las empresas que se plantean la posibilidad de subcontratar procesos de trabajo. Los motivos pueden ser muy diferentes: Ahorro de costes.Mayor flexibilidad laboral. Permite una respuesta más ágil frente a las demandas de un mercado que es cada vez más cambiante.Especialización y/o mayor efectividad en tareas que no son de propia actividad de la empresa (seguridad, limpieza, logística, etc.).Mayor seguridad. El outsourcing asume sus propios errores y riesgos.Innovación. La subcontrata supone una nueva forma de trabajar que llega a la organización desde el exterior.Centra el talento y el esfuerzo en las áreas clave de la empresa, aquellas que no son susceptibles de ser subcontratadas. 
Sin embargo hay que valorar…