Ir al contenido principal

Trabajas en la empresa que mereces

Son muchas las personas que se quejan de forma constante sobre la mala suerte que tienen por trabajar en su empresa actual. Es lógico que todos seamos capaces de ver aspectos de nuestras organizaciones que nos gustaría que funcionasen de forma diferente, pero me refiero a esos que consideran una condena ir a trabajar cada día. Incapaces de ver cualquier aspecto positivo más allá del sueldo que cobran a final de mes, no tienen ningún inconveniente en manifestar su situación de "explotados" en cualquier foro. Son trabajadores quemados e incapaces de reaccionar. 

Cuando he tenido la oportunidad de hablar con alguna persona con ese problema, casi siempre me sale la misma pregunta: "¿qué has hecho tú para salir de esa situación?". La respuesta siempre es similar: "No puedo hacer nada (por diferentes motivos que pueden ir desde el pago de la hipoteca al aprovechamiento de la situación de crisis que hace el empresario). En cualquier caso, se trata de un problema de atribuciones externas de las responsabilidades propias. Sólo yo soy culpable de haber aceptado una serie de cargas económicas en mi vida personal y sólo yo soy culpable de haber firmado un contrato que no quiero romper con una empresa. Por lo tanto, también tengo el poder de cambiar esa situación. Por hacer un símil, conozco a personas que llevan años quejándose constantemente de su pareja, pero no se deciden a dar el paso para cambiar su situación. Así vivirán infelices toda su vida, pero habrán elegido el camino más fácil a corto plazo.


Del mismo modo que una empresa hace un proceso de selección (más o menos cuidado) del personal que quiere incorporar a su plantilla, el trabajador tiene derecho a hacer lo mismo antes de incorporarse a un puesto de trabajo. Es evidente que hay que pagar una hipoteca o un alquiler (que hemos aceptado voluntariamente como individuos), que la situación económica está complicada, etc. Pero si entendemos que el mercado laboral es precisamente eso, un mercado, sabremos que nuestro valor laboral también se rige por la ley de la oferta y la demanda. Hoy es el empleado el que tiene mayores dificultades para seleccionar la empresa. Hace unos años sucedía justo lo contrario y era el empresario el que tenía serias dificultades para contar con personal suficiente que permitiese cumplir con los plazos de entrega. Muchas de las personas que se quejan de su situación ahora que el mercado no les es favorable, ya se quejaban con una coyuntura opuesta.

A esta situación de estancamiento se llega por miedo. Se puede pensar aquello de que más vale pajaro en mano o que buscar fuera puede significar enfrentarse a las propias debilidades (ni soy tan bueno, ni tan currante, ni tan profesional, ni tan listo, etc.). Muchos de los que se quejan saben que su nivel profesional es muy flojo para afrontar un posible cambio de empresa, por lo que abandonar su zona de confort sería complicado. Formarse o reciclarse supone un esfuerzo demasiado grande que no están dispuestos a hacer.

De cualquier forma, estás en la empresa que tú elegiste libremente hace un tiempo y que sigues eligiendo cada día cuando te presentas a trabajar. Si crees que realmente mereces algo mejor, búscalo y cambia, pero deja de quejarte.

Entradas populares de este blog

Compromiso

Primero un poco de teoría:
El concepto de compromiso laboral se entiende como el vínculo por el cual el trabajador desea permanecer en la organización debido a su motivación implícita.
Meyer y Allen defienden que este compromiso puede ser: Compromiso afectivo (deseo): La identificación psicológica del trabajador con los valores y la filosofía de la empresa. Compromiso de continuidad (necesidad) El apego es de carácter material. El compromiso depende de la percepción que tiene en relación con lo que se recibe del trabajo.Compromiso normativo (moral): Sentimiento de lealtad a la empresa motivado por presiones culturales o familiares.



Y ahora un poco de aplicación práctica y su problemática:
De los tres modelos explicados, el más frecuente actualmente es el de continuidad. La tendencia al alza de este tipo de compromiso mal entendido se traduce en el absentismo presencial. De hecho, dudo de que la necesidad económica sea compromiso real y tengo claro que es el tipo de relación que las empresa…

Justicia vs. equidad

A las direcciones de las empresas, a los mandos intermedios y, por supuesto, a los profesionales de los RRHH se nos presupone un trato equitativo y justo de toda la plantilla. Algo que parece tan evidente, es complicado de cuestionar, pero ¿significa lo mismo justicia que equidad?
Supongamos el ejemplo de dos trabajadores de una empresa: Pepito es el prototipo de trabajador ejemplar. Siempre ofrece una mentalidad positiva, está dispuesto a ayudar a cualquier compañero, sus resultados superan frecuentemente las expectativas de su jefe, etc. Por otro lado, Manolito es un trabajador cumplidor pero poco más. Su mentalidad es pesimista, frecuentemente pone reparos a las órdenes que recibe, se limita a hacer lo justito y no aporta nada al grupo.

En este caso, ser equitativo supone que Pepito y Manolito deben recibir el mismo trato por parte de la empresa en todos los aspectos, es decir, deben tener un salario similar, una promoción parecida, un trato por parte de sus superiores lo más igua…

Ventajas y desventajas de la subcontratación

Ya llevamos varios años planteándonos todos los cambios posibles para mejorar la rentabilidad de todos los procesos, aunque ya vimos hace tiempo los riesgos de considerar sólo criterios económicos y que no debemos dejarnos llevar por la moda del cambio por el cambio. Son muchas las empresas que se plantean la posibilidad de subcontratar procesos de trabajo. Los motivos pueden ser muy diferentes: Ahorro de costes.Mayor flexibilidad laboral. Permite una respuesta más ágil frente a las demandas de un mercado que es cada vez más cambiante.Especialización y/o mayor efectividad en tareas que no son de propia actividad de la empresa (seguridad, limpieza, logística, etc.).Mayor seguridad. El outsourcing asume sus propios errores y riesgos.Innovación. La subcontrata supone una nueva forma de trabajar que llega a la organización desde el exterior.Centra el talento y el esfuerzo en las áreas clave de la empresa, aquellas que no son susceptibles de ser subcontratadas. 
Sin embargo hay que valorar…