En redes sociales

TwitterLikedinFacebookGoogle+

miércoles, 2 de enero de 2013

Sobre coaching...

Está de moda pero mucha gente todavía no sabe qué es. De un modo muy resumido, podemos definir el coaching como el proceso mediante el cual el coach o entrenador y la persona o grupo implicados en dicho proceso buscan el camino mas eficaz para alcanzar los objetivos fijados usando sus propios recursos y habilidades. A pesar de la situación de crisis económica, cada vez más profesionales y empresas optan por esta técnica, nacida del deporte, para conseguir mejores resultados.

Según Timothy Gallwey, creador del coaching organizacional, "el oponente que habita en la cabeza del propio jugador es más formidable que el que está del otro lado de la red". El coach no enseña, no da consejos, no ejerce influencias, ni pierde el tiempo en reprimendas. El coach escucha activamente lo que la otra persona dice y no dice a través de preguntas que llevan al individuo a conocerse más y mejor. Las respuestas debe encontrarlas el propio individuo.

El proceso sigue los siguientes pasos:

  1. Observar. La observación de nuevos puntos de vista será fundamental para que el coach encuentre soluciones y permitirá al individuo elegir entre las alternativas de que dispone para alcanzar sus objetivos.
  2. Toma de conciencia. La observación permite la toma de conciencia, básicamente acerca de nuestro poder de elección. El coach centrará al pupilo en las elecciones que toma y sus consecuencias, brindándole herramientas específicas para elegir conscientemente y con mayor efectividad.
  3. Determinación de objetivos. Es esencial para todo proceso de coaching, el contar con objetivos claramente definidos que servirán de guía para la toma de decisiones y acciones.
  4. Actuar. Una vez reunida toda la información, hay que actuar de forma sostenida en el tiempo. El coach acompañará de cerca este proceso ayudando a superar las dificultades que aparecen al llevar a la práctica las actuaciones.
  5. Medir. En todo momento es imprescindible comprobar si nos acercamos o nos alejamos del objetivo marcado. Esto permitirá tomar acciones correctivas y así contribuir a la obtención de los logros buscados.



De todos modos, el método no está exento de críticas:
  • No utiliza una metodología claramente definida. La inexistencia de regulaciones académicas y certificaciones apropiadas, dificultan el control de la práctica y la calidad de la misma. Muchas corrientes confluyen bajo la denominación del coaching, haciendo que la oferta sea muy heterogénea y en ocasiones poco seria.
  • El enfoque en desarrollar la capacidad de obtener resultados y producir éxitos es otra gran crítica a la metodología. Quienes apuntan a esta debilidad, resaltan la superficialidad del método, que tiende a exacerbar los sentimientos de superación y competitividad en el corto plazo pero que rinde resultados estériles en el largo plazo.
  • El coaching trabaja directamente con los individuos, sus procesos mentales y emocionales. En el caso de que dicho proceso no se encuentre bien guiado, las consecuencias pueden ser de un impacto negativo importante. La ética, responsabilidad y cuidado del entrenador, no siempre están salvaguardadas cuando no existen marcos regulatorios.
  • Posiblemente por una falta de regulación oficial, hay mucha gente que ofrece coaching sin una formación especifica.

Dime cómo es tu equipo y te diré cómo eres tú

La realidad que vivimos no es objetiva. Realmente sentimos la interpretación subjetiva que hacemos de esa realidad. El mismo estimulo es in...