Ir al contenido principal

Toma de decisiones

Puede que no nos guste o que nos asuste hacerlo pero la toma de decisiones está tan vinculada a nuestra vida personal y profesional que no podemos desprendernos de ella. Es cierto que podemos no tomar decisiones, pero hacerlo ya implica una decisión que, además, nos llevaría a contemplar nuestra vida como meros espectadores. Es positivo acostumbrarse a que las decisiones se tomen de manera proactiva y no reactiva.

Entonces, ¿por qué nos da tanto miedo tomar decisiones? 


  • Por miedo al error, tal como ya comentamos hace un tiempo en esta entrada. El fracaso está tan castigado socialmente que, por miedo al mismo, somos capaces de condenarnos a nosotros mismos.
  • Por eludir responsabilidades. Al no decidir, nos sentimos menos responsables de las consecuencias, olvidando que "no decidir" es nuestra propia decisión.

Las decisiones en equipo suelen ser mejores porque se tienen en cuenta diferentes puntos de vista, pero la toma de decisiones será más lenta y la responsabilidad queda diluida. Además, los equipos pueden proponer tantas alternativas de solución que generen más indecisión. Tener demasiadas opciones sobre las que elegir nos confunde. Por ejemplo, si en un restaurante la carta es muy variada, nos costará mucho más elegir que si nos ofrecen pocos platos para elegir.

Tal como explican Miguel A. Ariño y Pablo Maella en su libro "'Iceberg a la vista', 10 principios para la toma de decisiones", decidir bien no siempre supone acertar. Somos responsables de nuestras decisiones, pero no de los resultados de las mismas. Existen circunstancias que no dependen de nosotros y que pueden alterar negativamente el resultado de nuestra decisión. Sin embargo, hay otra posibilidad más peligrosa: decidir mal y tener suerte. Esta opción nos hará tener consecuencias positivas que nos harán creer que lo hemos hecho bien, repitiendo la misma conducta posteriormente. Si se decide mal, aunque se tenga suerte, a medio plazo llegarán los malos resultados. Por lo tanto, a medio y largo plazo, es más importante decidir bien que acertar.

Los errores más comunes en la toma de decisiones son:

  • Sesgo del exceso de confianza. Nos puede llevar a tomar decisiones muy arriesgadas.
  • Sesgo de anclaje: Tendencia a aferrarse a la información inicial y no ser capaz de ajustarse adecuadamente a la información posterior. Se produce porque parece que nuestra mente da una importancia desproporcionada a la primera información que recibe sobre un tema.
  • Sesgo de confirmación: Buscamos la información que refuerce nuestras decisiones anteriores y descartamos aquella que la contradiga.
  • Sesgo de disponibilidad: Tendencia que tienen las personas a basarse en la información que tienen fácilmente disponible.
  • Escalada del compromiso: Apegarse a una decisión incluso cuando está demostrado que es equivocada.
  • Sesgo de retrospección: Tendencia a creer erróneamente, después de conocer el resultado de un suceso, que habíamos previsto acertadamente dicho resultado. 


A pesar de que no siempre las consecuencias dependan únicamente de nuestras decisiones, es importante que sepamos cargar con las consecuencias y gestionarlas, seguramente la parte más difícil de la toma de decisiones.

Entradas populares de este blog

Compromiso

Primero un poco de teoría:
El concepto de compromiso laboral se entiende como el vínculo por el cual el trabajador desea permanecer en la organización debido a su motivación implícita.
Meyer y Allen defienden que este compromiso puede ser: Compromiso afectivo (deseo): La identificación psicológica del trabajador con los valores y la filosofía de la empresa. Compromiso de continuidad (necesidad) El apego es de carácter material. El compromiso depende de la percepción que tiene en relación con lo que se recibe del trabajo.Compromiso normativo (moral): Sentimiento de lealtad a la empresa motivado por presiones culturales o familiares.



Y ahora un poco de aplicación práctica y su problemática:
De los tres modelos explicados, el más frecuente actualmente es el de continuidad. La tendencia al alza de este tipo de compromiso mal entendido se traduce en el absentismo presencial. De hecho, dudo de que la necesidad económica sea compromiso real y tengo claro que es el tipo de relación que las empresa…

Justicia vs. equidad

A las direcciones de las empresas, a los mandos intermedios y, por supuesto, a los profesionales de los RRHH se nos presupone un trato equitativo y justo de toda la plantilla. Algo que parece tan evidente, es complicado de cuestionar, pero ¿significa lo mismo justicia que equidad?
Supongamos el ejemplo de dos trabajadores de una empresa: Pepito es el prototipo de trabajador ejemplar. Siempre ofrece una mentalidad positiva, está dispuesto a ayudar a cualquier compañero, sus resultados superan frecuentemente las expectativas de su jefe, etc. Por otro lado, Manolito es un trabajador cumplidor pero poco más. Su mentalidad es pesimista, frecuentemente pone reparos a las órdenes que recibe, se limita a hacer lo justito y no aporta nada al grupo.

En este caso, ser equitativo supone que Pepito y Manolito deben recibir el mismo trato por parte de la empresa en todos los aspectos, es decir, deben tener un salario similar, una promoción parecida, un trato por parte de sus superiores lo más igua…

Ventajas y desventajas de la subcontratación

Ya llevamos varios años planteándonos todos los cambios posibles para mejorar la rentabilidad de todos los procesos, aunque ya vimos hace tiempo los riesgos de considerar sólo criterios económicos y que no debemos dejarnos llevar por la moda del cambio por el cambio. Son muchas las empresas que se plantean la posibilidad de subcontratar procesos de trabajo. Los motivos pueden ser muy diferentes: Ahorro de costes.Mayor flexibilidad laboral. Permite una respuesta más ágil frente a las demandas de un mercado que es cada vez más cambiante.Especialización y/o mayor efectividad en tareas que no son de propia actividad de la empresa (seguridad, limpieza, logística, etc.).Mayor seguridad. El outsourcing asume sus propios errores y riesgos.Innovación. La subcontrata supone una nueva forma de trabajar que llega a la organización desde el exterior.Centra el talento y el esfuerzo en las áreas clave de la empresa, aquellas que no son susceptibles de ser subcontratadas. 
Sin embargo hay que valorar…