martes, 31 de julio de 2012

Trabajo en equipo: ¿todo ventajas?

Siempre hemos valorado en nuestros empleados su capacidad de trabajo en equipo, dando una gran importancia a esta variable. Al equipo se le atribuyen una serie de bondades que hacen que parezca que siempre es la manera más eficiente de trabajar. Sin embargo, esto no siempre es así, y una persona que prefiera el trabajo individual, puede ser igualmente conveniente dependiendo del tipo de puesto que deba cubrir.


  • El equipo necesita un tiempo de adaptación superior al del individuo. Por lo tanto, en tareas esporádicas y no habituales, será más productivo el trabajo individual.
  • Las diferentes opiniones o manera de hacer las cosas, puede ser provechoso para el grupo, pero también puede acabar con el mismo si esas diferencias llegan a ser insalvables. Además, puede perderse mucho tiempo discutiendo.
  • Pueden producirse luchas de poder por el liderazgo del grupo si no está perfectamente marcado. Además, dependiendo del tipo de liderazgo que se imponga, es posible que algunas opiniones prevalezcan sobre otras.
  • La responsabilidad se diluye en el caso de que haya errores, ya que difícilmente alguno de los miembros del grupo aceptará que recaiga sobre él de forma particular.
  • La toma de decisiones es más lenta, ya que deben consensuarse todos los aspectos y originarse reuniones maratoniananas.


Sobre las bondades y ventajas del trabajo en equipo ya se ha escrito muchísimo y, en general, con bastante acierto. Sin embargo, debemos vigilar con aplicar el café para todos y pensar que lo que es bueno para una actividad o persona será bueno para todas.