Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2018

Sindicatos. ¿Amigos o enemigos?

Es cierto que en los últimos años, los sindicato españoles han perdido buena parte de su prestigio por diferentes motivos. Lo cierto es que han evolucionado poco en su manera de trabajar y, en algunos aspectos, puede que no se hayan adaptado a algunas de las circunstancias de la nueva realidad del mercado laboral. Aún así, siguen teniendo muchísima fuerza y siguen siendo temidos por buena parte de los empresarios, sobretodo aquellas pymes que están en proceso de expansión y cerca de los 50 empleados. 
Para muchos empleadores, hablar de sindicalismo es hablar de conflictividad, denuncias, pérdida de productividad, etc. La otra cara de la moneda son los sindicalistas que consideran al patrón como el enemigo que siempre está predispuesto a abusar de su poder para explotar al proletariado. Estas dos posiciones extremas, lo único que consiguen es radicalizar a la otra parte, ponerse palos en las ruedas mutuamente y gastar más energía pensando cómo perjudicar al adversario que en buscar el…

22 reglas de oro para ser más productivos

A menudo, cuando veo el catálogo de curso que ofrecen diferentes consultorías de formación pienso: ¿Por qué lo llaman gestión del tiempo? El tiempo es el que es para todo el mundo: 365 días al año (ó 366 si es año bisiesto), 24 horas al día y 60 minutos por hora. Eso ni se puede negociar ni se puede gestionar. 
Aunque la típica frase “no tengo tiempo” esté tan de moda y socialmente tan bien vista, no tiene ningún sentido. Tienes las mismas horas que todo el mundo. 
Lo que sí podemos hacer es intentar aprovechar lo mejor posible ese recurso llamado tiempo para intentar ser más productivos. 
Por ello, vamos a ver una serie de consejos que deberían llevarnos a ser más eficaces: 
1. Aprende a decir que no a los demás. Es cierto que cuesta más de lo que parece, pero si no podemos o queremos hacerlo, es mejor que digamos amablemente que no y nos centremos en aquellas tareas que realmente nos aportan valor. 
2. Olvida la perfección. No existe, pero además, acercarse mucho a ella cuesta dema…