Ir al contenido principal

El primer paso para que nos escuchen es que nos entiendan

Lo primero que debe pensar el gerente de una empresa al mirar el presupuesto es que existe un departamento que supone un gasto relativamente elevado y sin un retorno inmediato de la inversión: Recursos Humanos. Cuando las vacas son gordas, este problema es menor, porque la existencia de este departamento "mola", sobretodo en aquellas empresas que dicen preocuparse de sus empleados (la experiencia me dice que hay que vigilar con aquellas empresas que lo repiten constantemente). Pero cuando las vacas empiezan a flaquear o cuando dependemos de gerencias más pragmáticas, nuestra función es fácilmente cuestionable.

A lo largo de mi trayectoria, una de las quejas más recurrentes de los profesionales de RRHH es que su papel a nivel estratégico es menos relevante de lo que consideran que debería ser. Hace pocos días, en una conferencia, @eugeniodeandres explicaba que el 10% de las empresas del IBEX, sacaron a RRHH de sus Comités de Dirección (seguramente no los sacaron de la compañía porque alguien tiene que dar de alta los contratos en la Seguridad Social). 

Mientras nosotros hablamos de cursos "súpermegachulis" donde la plantilla lo pasará pipa jugando a juegos de lo más variopinto mientras fomentamos el trabajo en equipo, nuestros interlocutores nos miran pensando en el dineral que va a costar esa acción, en cómo se va a cubrir a los trabajadores mientras están haciendo el indio con los de RRHH y en cómo narices van a mejorar unos juegos de niños la productividad de la plantilla.

Seamos francos: uno de nuestros errores más habituales es hablar un idioma diferente. Y lo peor de todo es que esto se debe a que nuestros objetivos estratégicos de departamento, también suelen ser diferentes.

Mientras otros departamentos se focalizan en mejorar sus métricas de productividad, en la mayoría de empresas ni siquiera hay un software para gestionar equipos de personas. Es cierto que estos programas incrementan los costes, pero otros son gratuitos.

Debemos buscar conocer los objetivos de la compañía y aportar valor real y tangible en la consecución de los mismos. No es lo mismo decir que la gente está muy contenta con el curso que han hecho que decir que las ventas se han incrementado en un 5% gracias al curso que hemos hecho. En la mayoría de los casos somos incapaces de cuantificar el ahorro o el beneficio que ha supuesto a la compañía tener un departamento de RRHH que aplica políticas efectivas de gestión de personas.

Es imprescindible conocer el negocio, bajar a las trincheras, escuchar atentamente a los de arriba y tratarles a todos como nuestro cliente, analizando sus necesidades reales e intentando aportar respuestas a esos problemas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ventajas y desventajas de la subcontratación

Ya llevamos varios años planteándonos todos los cambios posibles para mejorar la rentabilidad de todos los procesos, aunque ya vimos hace tiempo los riesgos de considerar sólo criterios económicos y que no debemos dejarnos llevar por la moda del cambio por el cambio. Son muchas las empresas que se plantean la posibilidad de subcontratar procesos de trabajo. Los motivos pueden ser muy diferentes: Ahorro de costes.Mayor flexibilidad laboral. Permite una respuesta más ágil frente a las demandas de un mercado que es cada vez más cambiante.Especialización y/o mayor efectividad en tareas que no son de propia actividad de la empresa (seguridad, limpieza, logística, etc.).Mayor seguridad. El outsourcing asume sus propios errores y riesgos.Innovación. La subcontrata supone una nueva forma de trabajar que llega a la organización desde el exterior.Centra el talento y el esfuerzo en las áreas clave de la empresa, aquellas que no son susceptibles de ser subcontratadas. 
Sin embargo hay que valorar…

El efecto Dunning Kruger

En general, tendemos a valorar nuestras habilidades por encima de la realidad. ¿Conoces a alguien que admita abiertamente que es un mal profesional? Pero sin embargo, todos sabemos que existen malos profesionales.
El efecto Dunning Kruger es una desviación en la percepción de habilidades y conocimientos que lleva a las personas que tienen pocas capacidades a sentirse superiores y considerarse más inteligentes que otros individuos más capaces y preparados. Esto les hace pensar que sus aptitudes están muy por encima de lo que realmente están. Por contra, a medida que una persona tiene más conocimientos de un tema, tiende a infravalorar su capacidad, consciente de que le queda mucho más por aprender. Este efecto fue estudiado por David Dunning y Justin Kruger, académicos de la Universidad de Cornell. La explicación que dieron a este efecto de sobrevaloración propia es que, cuando eres inexperto en una materia, te faltarán muchos conocimientos esenciales e importantes sobre la misma y tu…

Modelo SCARF: 5 elementos para mejorar tus resultados

Ayer estuve en una jornada que organizaba Aedipe Catalunya en el que Manel Reyes nos habló de neuroliderazgo. Sí, el prefijo neuro predispone a un tostón teórico tremendo, pero lo cierto es que su charla resultó todo lo contrario. Particularmente, me llamó mucho la atención el modelo SCARF. Este modelo explica buena parte de las conductas y motivaciones en base a la actividad de la amígdala y la interpretación que hacemos de los estímulos en función de si los vivimos como amenaza o recompensa. Sabemos que: El cerebro humano trata muchas amenazas y recompensas sociales como si fueran físicas (Liberman & Eisenberger, 2009).La capacidad para tomar decisiones, resolver problemas y cooperar con otras personas se reduce si hay una respuesta de amenaza y mejora si hay una respuesta de recompensa (Elliot, 2008).La respuesta de amenaza es más intensa y más frecuente, y ha de ser minimizada en las interacciones sociales (Baumeister et al, 2011). Cuando sentimos una amenaza, se atenúa la par…