En redes sociales

TwitterLikedinFacebookGoogle+

martes, 30 de mayo de 2017

¿De verdad estás motivando?

Un ejercicio interesante cuando trabajo la motivación en cursos de liderazgo, es pedirles que dibujen en un gráfico la evolución de su motivación durante los últimos 10 años. En un eje se marca el tiempo y en el otro el nivel motivacional. Curiosamente, cuando se inicia un nuevo empleo, ese nivel suele aparecer muy alto para ir bajando y oscilando en los meses o años posteriores.

Es decir, los trabajadores suelen llegar motivados de serie a las empresas y, con el paso del tiempo, van perdiendo una parte de esa motivación por causas diferentes. 

Teniendo esto en cuenta, ya me suena extraño cuando escucho aquello de que "la empresa debe motivar al trabajador". Más bien, debe preocuparse de no desmotivar. Aún así, muchas compañías se preocupan de forma explícita de este tema y organizan eventos, jornadas o juegos con la única finalidad de motivar a su plantilla. De hecho, algunas llegan a tener "departamentos de felicidad", como si mi felicidad tuviera que depender de las ideas geniales de una área de mi empresa que ni es la mía.

He conocido empresas que se empeñaban en organizar eventos que eran claramente desmotivadores para los asistentes, pero nadie se atrevía a decir públicamente que, aquello que había costado tanto dinero, era una pérdida de tiempo. Mientras tanto, algo tan objetivo como el índice de rotación seguía completamente descontrolado.

Las personas tenemos necesidades diferentes entre nosotros, incluso van cambiando a lo largo de la vida de un empleado. Lo que buscábamos a los 25 es muy diferente de lo que queremos a los 45. Entonces, ¿por qué buscamos fórmulas mágicas para "motivar" a toda la plantilla con el mismo tipo de acciones? ¿Nos hemos molestado en preguntarles la opinión real de este tipo de acciones?

Creo que la fórmula para mantener la motivación del equipo, es conocerles individualmente y en profundidad. Saber qué les gusta, qué se les da bien, qué necesitan e intentar satisfacer estas necesidades de manera personalizada. Todo lo demás, son acciones de cara a la galería que pretenden esconder carencias más graves dentro de la organización.

lunes, 8 de mayo de 2017

Sobre los becarios gratis de @JordiCruzMas

Hace pocas semanas se inició una polémica a raíz de unas declaraciones de @JordiCruzMas, el prestigioso chef del restaurante ABaC sobre los becarios que trabajan gratis en su restaurante. Jordi defiende que es normal que los estudiantes trabajen gratis a cambio de la formación práctica que reciben. A partir de aquí, las redes sociales se han convertido en un hervidero de opiniones a favor y en contra del chef, llegando en muchos casos a perder las formas.

Por partes:

  • Un becario es, por definición, un estudiante en prácticas.
  • La finalidad de las prácticas es (o debería ser) que el estudiante adquiera los conocimientos prácticos que no ha podido adquirir en su centro de estudios.
Por lo tanto, un becario sigue teniendo la etiqueta de "estudiante". ¿Debe entonces cobrar también cuando dedica horas y esfuerzo a asimilar los contenidos teóricos en un aula?

Es evidente que mientras desarrolla sus prácticas, el estudiante puede estar desarrollando un trabajo que es útil para la empresa, pero también es cierto que el becario debe tener un supervisor que invierte sus horas retribuidas en la formación del aprendiz, en lugar de dedicarlas a otro tipo de actividades más productivas a corto plazo.

El problema viene cuando, en un país donde el fraude forma parte de la cultura popular, muchísimas empresas entienden que tener becarios supone tener mano de obra gratuita. Esto suele comportar quejas del alumno a su centro de estudios que, en el mejor de los casos, no repetirá convenio con la misma empresa. En cualquier caso, es tan habitual, que muchos estudiantes lo ven como normal.

Cuando conseguir talento en el mercado laboral es complicado, los estudiantes en prácticas son como la cantera para el futuro. Si les hemos tratado bien durante su período de prácticas, querrán continuar en la empresa cuando ya sean profesionales. Aportarán todo su conocimiento profesional y la cultura de la compañía en la que se han formado. En cambio, si su estancia no ha sido satisfactoria, no querrán continuar en la compañía y, posiblemente, acaben fichando por la competencia. 

Evidentemente, una compensación económica puede hacer que las prácticas sean más atractivas en una u otra empresa, pero seguramente, los becarios de Jordi Cruz prefieren aprender con él sin cobrar que hacerlo en el bar de la esquina que nadie conoce.

Es imprescindible hacer un análisis objetivo de las posibilidades reales de formar a un estudiante en prácticas antes de aceptar un convenio. Si no podemos dedicar tiempo a su formación, si las tareas que deberá desarrollar no aportarán nada a su aprendizaje, es mucho mejor no continuar adelante:
  • por ética
  • para evitar problemas futuros con el centro de estudios
  • para evitar sanciones de la inspección de trabajo
  • para mantener la reputación de la marca.

5 dudas razonables sobre la marca personal 2.0

Tengo perfil en Linkedin, Twitter, Facebook, Google+ y Bebee. Hago un uso mayoritariamente profesional de estas redes sociales y además hac...