En redes sociales

TwitterLikedinFacebookGoogle+

lunes, 28 de diciembre de 2015

Mejorar la vida personal es el mayor reto profesional

En estas fechas navideñas todos estamos más sensibles a determinados temas. Aunque "la Navidad la haya inventado El Corte Inglés", lo cierto es que todos tenemos mayor sensibilidad a algunos temas. Por eso, es buen momento para reflexionar sobre nuestros objetivos personales. Muchos invertimos un grandísimo esfuerzo en el terreno profesional pensando que con ello es suficiente para tener éxito. Durante mucho tiempo trabajé de esta manera, hasta que un día se me iluminó una luz: un día llegué a casa y mi hija salió corriendo a recibirme mientras decía "papá, papá" con una gran sonrisa. Ese día entendí que mi concepto de éxito hasta aquel momento era muy diferente del real. Éxito era la sonrisa de mi peque. 

Una de las cosas que más me han impactado durante mi trayectoria profesional ha sido hablar de jubilación con algunos trabajadores y que me reconocieran que no se querían jubilar por no tener nada más que hacer fuera del terreno laboral. No soportaban a su familia y consideraban que perderían todo el estatus conseguido a nivel profesional.

Es imposible hacer grandes cosas en el trabajo si no eres capaz de hacer grandes cosas a nivel personal. Sólo con el equilibrio fluye lo mejor de uno mismo en cualquier cosa que se proponga.

Por eso, en el último post de 2015, quiero recordaros un vídeo promocional de Ikea que me parece excepcional:


¡¡FELIZ 2016!!

2 muestras de paternalismo en el mercado laboral

En el argot de los departamentos de RRHH abundan conceptos que presuponen la importancia y la madurez del empleado. Hablamos de delegar, de...