Ir al contenido principal

Motivación vs. responsabilidad (historia de un nacimiento)


El pasado 17 de marzo nacía, en el hospital de Sant Pau, mi segunda hija: Paula. Habían pasado 12 días desde la fecha prevista inicialmente. Casi dos semanas larguísimas en las que la desesperación de la madre iba en aumento, mezcla entre la impaciencia por ver a su hija y los síntomas físicos de verse cada vez más pesada y cansada.

Durante el tiempo de espera, fuimos tres veces a la sesión de controles (vulgarmente conocidos como correas), en los que las comadronas controlan el ritmo del corazón del bebé y las contracciones. Una de esas sesiones las hizo Teresa, una comadrona suplente que vino de Zaragoza a Barcelona en busca de un puesto estable en el mundo sanitario y que, según nos contó, sólo trabaja a días sueltos cuando la van llamando. Su atención, comprensión y cariño hacía las futuras mamás que estaban en la sesión fueron insuperables. Las otras dos sesiones las hizo Aurora, una mujer de 61 años y que de entrada rompió todos mis esquemas: abrazaba a las madres, hablaba con las barrigas como si lo hiciera con los bebés e incluso canturreaba las canciones que sonaban de fondo. Cuando te habías acostumbrado a su comportamiento, notabas que irradiaba una alegría especial, una especie de buen rollo que no acostumbras a vivir en los hospitales.

El día 17 el parto estaba programado a las 21,00, pero sobre las tres de la tarde la cosa se puso muy fea. Asustado, llamé al teléfono de urgencias de la Generalitat para explicar lo que estaba pasando. Me contestaron que colgase el teléfono inmediatamente y llevase a mi mujer a urgencias lo más rápido posible. La madre no quería salir de casa sin llamar a Aurora, la comadrona de las "correas". ¡Como nos gustaría tener en nuestras empresas personas que fidelicen de esa manera! Conseguí convencerla de que la llamase desde el coche mientras íbamos al hospital.



Así lo hice, la dejé en urgencias y me fui a aparcar el coche. Cuando volví, una de las comadronas que estaban en la sala de partos me cogió la mano y me preguntó si estaba bien. A partir de ahí, todo el equipo nos trató de un modo tan dulce que me dejaron fuera de juego. Al nacer la niña, Aurora bajó a propósito a la sala de partos para vernos. Después de todo lo sucedido, lo único que se me ocurrió fue darle un abrazo enorme. En ese momento me di cuenta de que, cuando la sensibilidad está a flor de piel, ese trato al "cliente", no tiene precio. Eso no se compra, se tiene o no se tiene. No es una cuestión de motivación, sino de responsabilidad, de saber que esa es la forma correcta de hacer las cosas y es como hay que hacerlas. No existe ningún curso de formación que enseñe esa responsabilidad y, si se tiene, no tiene precio para el cliente ni para la empresa.

La entrada del hospital estaba llena de pancartas contra los recortes. La propia Aurora celebraba ese día que había firmado su jubilación anticipada porque estaba viendo cosas que no le gustaban. 

Cuando nos subían a la habitación, yo no dejaba de darles las gracias. No habían hecho bien su trabajo. Para mi, habían hecho mucho más. Habían superado de lejos mis expectativas y habían establecido una relación que va mucho más allá de la que se establece entre profesional y cliente. 

¡Gracias, muchísimas gracias!

Entradas populares de este blog

Compromiso

Primero un poco de teoría:
El concepto de compromiso laboral se entiende como el vínculo por el cual el trabajador desea permanecer en la organización debido a su motivación implícita.
Meyer y Allen defienden que este compromiso puede ser: Compromiso afectivo (deseo): La identificación psicológica del trabajador con los valores y la filosofía de la empresa. Compromiso de continuidad (necesidad) El apego es de carácter material. El compromiso depende de la percepción que tiene en relación con lo que se recibe del trabajo.Compromiso normativo (moral): Sentimiento de lealtad a la empresa motivado por presiones culturales o familiares.



Y ahora un poco de aplicación práctica y su problemática:
De los tres modelos explicados, el más frecuente actualmente es el de continuidad. La tendencia al alza de este tipo de compromiso mal entendido se traduce en el absentismo presencial. De hecho, dudo de que la necesidad económica sea compromiso real y tengo claro que es el tipo de relación que las empresa…

Justicia vs. equidad

A las direcciones de las empresas, a los mandos intermedios y, por supuesto, a los profesionales de los RRHH se nos presupone un trato equitativo y justo de toda la plantilla. Algo que parece tan evidente, es complicado de cuestionar, pero ¿significa lo mismo justicia que equidad?
Supongamos el ejemplo de dos trabajadores de una empresa: Pepito es el prototipo de trabajador ejemplar. Siempre ofrece una mentalidad positiva, está dispuesto a ayudar a cualquier compañero, sus resultados superan frecuentemente las expectativas de su jefe, etc. Por otro lado, Manolito es un trabajador cumplidor pero poco más. Su mentalidad es pesimista, frecuentemente pone reparos a las órdenes que recibe, se limita a hacer lo justito y no aporta nada al grupo.

En este caso, ser equitativo supone que Pepito y Manolito deben recibir el mismo trato por parte de la empresa en todos los aspectos, es decir, deben tener un salario similar, una promoción parecida, un trato por parte de sus superiores lo más igua…

Ventajas y desventajas de la subcontratación

Ya llevamos varios años planteándonos todos los cambios posibles para mejorar la rentabilidad de todos los procesos, aunque ya vimos hace tiempo los riesgos de considerar sólo criterios económicos y que no debemos dejarnos llevar por la moda del cambio por el cambio. Son muchas las empresas que se plantean la posibilidad de subcontratar procesos de trabajo. Los motivos pueden ser muy diferentes: Ahorro de costes.Mayor flexibilidad laboral. Permite una respuesta más ágil frente a las demandas de un mercado que es cada vez más cambiante.Especialización y/o mayor efectividad en tareas que no son de propia actividad de la empresa (seguridad, limpieza, logística, etc.).Mayor seguridad. El outsourcing asume sus propios errores y riesgos.Innovación. La subcontrata supone una nueva forma de trabajar que llega a la organización desde el exterior.Centra el talento y el esfuerzo en las áreas clave de la empresa, aquellas que no son susceptibles de ser subcontratadas. 
Sin embargo hay que valorar…