En redes sociales

TwitterLikedinFacebookGoogle+

lunes, 14 de octubre de 2013

Cómo matar el compromiso en 11 sencillos pasos

No es fácil de conseguir, pero a veces surge en los equipos algo llamado compromiso. Es más, en contadas ocasiones es real y conseguimos que los empleados se identifiquen con los valores, con la filosofía o con la misión a desempeñar. Veamos, brevemente, unos cuantos consejos para dinamitarlo sutilmente:
  1. No comunique. Desconocer el objetivo final de la tarea a desarrollar hará que sus empleados se conviertan en autómatas sin sentido. Cumplirán sus horarios y harán lo mínimo para evitar reprimendas pero no preguntarán ni cuestionarán nada.
  2. No escuche. Si desconoce lo que motiva a sus empleados, será difícil que se sienta tentado de facilitarlo. Tampoco escuche sus sugerencias de mejora. Así se mostrará como una persona distante y autoritaria. Es importante que todos sepan que es usted el único que manda y tiene cosas interesantes que aportar.
  3. No valore públicamente el trabajo que hacen los miembros de su equipo y haga suyos sus logros. De esta forma todos sabrán que lo bueno es culpa suya.
  4. Reprima públicamente a los empleados cuando se equivoquen (o incluso si es usted quien se ha equivocado). Así todos sabrán que lo malo es culpa de los demás y no suya.
  5. No forme a sus colaboradores. Si aprenden mucho, es posible que venga otro y se los lleve. Mejor tener gente que no quiera nadie.
  6. No sea exigente. Si lo es, puede conseguir la mejora de los suyos con las mismas consecuencias nefastas del punto anterior.
  7. Sea pesimista. No haga que la gente crea que puede hacer cosas. De esta forma no se decepcionarán nunca.
  8. Imponga sus opiniones. Al fin y al cabo, usted es el que más sabe de todo. Si alguien las cuestiona, eleve la voz para hacerle saber que las consecuencias pueden ser nefastas para él/ella.
  9. No sea consecuente entre lo que dice y lo que hace. Usted es el jefe y no tiene que hacerlo porque alguna ventaja hay que tener por ser jefe.
  10. No deje que ningún miembro del equipo tome la iniciativa. Si lo hacen, es posible que ésta sea buena y algún colaborador demuestre que sabe más en algún tema concreto.
  11. Trate a los miembros de su equipo como a niños. Así, conseguirá que se comporten como tal.

¿Por qué no nos dejan aportar todo lo que podríamos?

Durante mis años de experiencia en el ámbito de la gestión de personas, he escuchado quejas de colegas sobre el poco peso que las direccion...