lunes, 2 de enero de 2012

La importancia de las cosas poco importantes

Hace unas semanas, hablaba con una persona sobre los problemas que tenía con un compañero de trabajo. Estuve un buen rato escuchando atentamente lo que me decía, sin dar ningún tipo de feedback e intentando entender qué hacía que se sintiera tan mal. A medida que iba hablando, iba reflexionando sobre lo que había pasado y se fue dando cuenta de que, en realidad, no era para tanto. Entonces, entre lágrimas, me lanzó la siguiente pregunta: "a ti todo esto te parecerá una tontería, ¿verdad?". Lo cierto es que, visto desde fuera, no parecía nada que no se pudiera solucionar con una simple conversación entre las dos personas afectadas. Sin embargo, una de esas personas lo había vivido de forma muy negativa y la hacía sentirse mal.



En ocasiones, estamos tan metidos en ambiciosos proyectos que nos olvidamos de la gestión del día a día. Esos pequeños problemas que, a priori, no parecen importantes pero pueden suponer que una persona caiga en un estado de desmotivación y desilusión por no haberle prestado la atención necesaria.

En realidad, no somos nadie para decidir lo que debe ser importante o no en las vivencias de cada individuo. Incluso para nosotros mismos, los valores cambian con la evolución y lo que es importantísimo con 20 años, deja de serlo a los 40.

Los grandes proyectos se ponen en marcha gracias al trabajo, la dedicación y la ilusión de nuestra gente. Podemos pasar días, semanas o meses trabajando en nuevas ideas. Lo importante es no olvidar que la gasolina que pondrá en marcha esas ideas y hará que funcionen es nuestra gente. Cuidar sus inquietudes, atender sus expectativas y prestarles la atención que merecen es fundamental. Sin ellos, nada será posible y el dinero y el tiempo que hemos invertido en el diseño será inútil. Demostrar a nuestra gente que es importante y que nos interesa lo que les pase (aunque pueda parecer una tontería), sale muy barato y da grandes resultados. En la mayoría de ocasiones, es la gente corriente (con sus preocupaciones corrientes) la que obtiene resultados extraordinarios para el grupo.