En redes sociales

TwitterLikedinFacebookGoogle+

viernes, 1 de julio de 2011

Justicia vs. equidad

A las direcciones de las empresas, a los mandos intermedios y, por supuesto, a los profesionales de los RRHH se nos presupone un trato equitativo y justo de toda la plantilla. Algo que parece tan evidente, es complicado de cuestionar, pero ¿significa lo mismo justicia que equidad?

Supongamos el ejemplo de dos trabajadores de una empresa:
Pepito es el prototipo de trabajador ejemplar. Siempre ofrece una mentalidad positiva, está dispuesto a ayudar a cualquier compañero, sus resultados superan frecuentemente las expectativas de su jefe, etc. Por otro lado, Manolito es un trabajador cumplidor pero poco más. Su mentalidad es pesimista, frecuentemente pone reparos a las órdenes que recibe, se limita a hacer lo justito y no aporta nada al grupo.

En este caso, ser equitativo supone que Pepito y Manolito deben recibir el mismo trato por parte de la empresa en todos los aspectos, es decir, deben tener un salario similar, una promoción parecida, un trato por parte de sus superiores lo más igual posible, etc. ¿Sería esto justo? Evidentemente no.



Es importante diferenciar entre justicia y equidad, porque muchas empresas aplican el "café para todos" con la finalidad de ahorrarse problemas sociales. El que más aporta debe recibir más y el que menos aporta debe recibir lo justo. En el caso contrario, nuestros "Pepitos" se desmotivarán al ver que no se compensan sus esfuerzos y los "Manolitos" entenderán que su posición es la más inteligente (con menos trabajo obtengo lo mismo). Por lo tanto, si confundimos justicia con equidad, conseguiremos que la productividad de nuestra empresa se resienta gravemente.

Nueve indicadores de la gestión de #RRHH

Uno de los grandes problemas para demostrar la importancia de los departamentos de RRHH es que no producimos un beneficio tangible o eviden...